Llegue a NYC la noche antes del ataque del 11 de septiembre del 2001

Elie Valencia

 

 

 

    Les comparto algunas notas sobre mi experiencia del ataque a New York City este pasado 11 de Septiembre del 2001. Llegué a NYC la noche antes del ataque desde Holanda.

    Fue horroroso. Fue un terrible crematorio de miles de personas. Muchos prefirieron saltar al vacío para no incinerarse. Otros murieron aplastados al derrumbarse las torres. En esas torres trabajaban no solo hombres de negocio, si no que también miles de oficinistas y personal de servicio y manutención- de todos los grupos étnicos y colores. En total trabajaban como 50 mil personas y se estima que murieron cerca de tres mil a cuatro mil personas.

    Afortunadamente mi familia, hija y amigos – están todos bien. Superamos este episodio.

    Nuestra casa esta arriba de la isla de Manhattan, justo al cruzar el puente norte de la calle Broadway en la calle 225 West – más o menos a  15 kilómetros del ataque. Por allí me encontraba yo, yendo en dirección hacia el centro de Manhattan ese martes once cuando estalló la primera torre, y vi la humadera a lo lejos, en la parte baja de la isla. Regresé a mi casa después de media hora y fui a mirar la televisión en una bodega, donde vi el ataque a la segunda torre.

El vecindario  donde esta nuestra casa, Marble Hill,  fue un área que estuvo bajo fuerte control policial porque hay un puente sobre un desvío del río Harlem,  que es una de la entradas a Manhattan por el norte. Además  ese pedazo de río conecta el río Harlem (lado este de Manhattan) con el río Hudson (lado oeste de Manhattan), y se encuentra el acceso al puente Washington que conecta la isla de Manhattan con New Jersey.

 La gente experimentó este ataque en diversos puntos de la ciudad y de diversas maneras. Uno de mis mejores  amigos, Julio Torres, un reverendo episcopal, salió con vida de una iglesia colindante a las torres por una gran suerte - caminó hacia el río en medio del humo  y el calor del incendio, y en medio de un entorno donde estaban cayendo pedazos de edificio,  muebles y papeles. Allí lo rescataron y lo cruzaron en lancha a New Jersey. Así como el, muchos otros  se salvaron de esta manera.

Otras experiencias fueron menos peligrosas, pero sin lugar a dudas impactantes:

Luis Valencia, Remo 16 (mi primo), estaba manejando cruzando el Brooklyn Bridge – al otro lado de las torres-  cuando estalló el primer avión al estrellarse contra la primera torre. En medio de eso… siguió manejando hasta cruzar  al otro lado.

Pablo Jeria, Remo 8, estaba en su casa a unos 10 kilómetros de las torres y vió lo que estaba pasando al momento en la televisión. 

Mi hija Nora Valencia estaba en su escuela secundaria en el Bronx (el sector norte de la ciudad). Allí también vio las noticias en la televisión,  junto a jóvenes que lloraban de impotencia porque tenían padres o familiares trabajando en  esos edificios. Ella tuvo que irse a quedar a casa de una amiga, no pudo volver a su apartamento. Quedó por varios días bien afectada por los hechos.

El compañero de mi prima, Alfonso Rogel, salió caminando desde el bajo  Manhattan donde trabaja, al lado de la municipalidad de New York. Demoró cuatro horas en llegar  a su apartamento en el alto oeste de Manhattan (upper west side). La primera parte de esta caminata lo hizo tapándose la cara con  un pedazo de su camisa mojada  para protegerse del humo. Como el, miles y miles de gente hicieron ese recorrido.

En la tarde de ese 11 pude conseguir una conección telefónica para Holanda, y contactarme con mi esposa, Helga Saez, y hacerle saber que estaba bien. Después de  dos días de espera y un largo viaje con extensas revisiones y chequeos en los aeropuertos - pude regresar a nuestra casa en Holanda.  Me embarqué  en uno de los primeros vuelos  autorizados para salir de New York -un vuelo de media noche hacia Paris. Desde allí arreglé  una conección para Ámsterdam, y después en tren hacia la ciudad de ‘s-Hertogenbosch, donde residimos. Regresé justo una semana después de haber llegado a New York City, regresé impactado por la tragedia del ataque a esa gran ciudad.

Saludos con pena y tristeza, que traen estos recuerdos.

 

Elie Valencia

 

 

Septiembre 2001

 

 

Ø    Otro Once en NYC: Ataque del 11 de Septiembre de 2001

 

 

 

Información Dawson 2000

Actualidades

Editoriales  

Centros de Torturas y Detenciones

Xilografías y Dibujos

Videos Dawson

Nuestra Propuesta de DDHH

Nuestras Historias

Política y Sociedad

Fotos y Listas  Presos Políticos

Paginas Amigas

Crónicas y Relatos

Agrupación  DDHH O Letelier

Portada

Contáctennos