EL MAGO WILLIAMS

 

 

---

 

 

 

El año 1992 el municipio de Punta Arenas contrató los servicios del Mago Williams para que efectúe presentaciones en diversos eventos con motivo de Fiestas Patrias. Un hecho de esta naturaleza sólo es posible cuando no se tiene información de quien fue este personaje y el rol que cumplió como asistente de los torturadores magallánicos.

 

Oriundo de Puerto Natales, merodeó en distintas organizaciones políticas y sociales de la región magallánica, siempre al acecho en la búsqueda de contactos e informaciones sobre el funcionamiento de las mismas. Todos los indicios apuntan a que El Mago Williams, como Otto Trujillo y tantos mercenarios entró a trabajar en los Servicios Secretos de la Fuerzas Armadas de Chile, antes, mucho antes del Golpe de Estado.

 

En el acto oficial de ese entonces y cuando El Mago fue anunciado por los altoparlantes, se escuchó la protesta de Manuel Troncoso, dirigente socialista, Secretario Regional Ministerial de Educación del gobierno de Patricio Aylwin, quien  explicó el caso al Intendente Roque Tomás Scarpa y junto a otras autoridades de la época hicieron abandono del acto ante el asombro de los organizadores y la perplejidad del público que no entendía lo que estaba ocurriendo en sus narices.

 

Al día siguiente en el diario local El Mago denunció ser víctima de una persecución en su contra y su palabra era sólo comparable a la de los Monjes Benedictinos cuando hablan de la paz. Junto a Angel Vera en su calidad de Presidente de la Agrupación de DDHH Orlando Letelier, denunciamos a este personaje diciendo simplemente que había torturado a Kika González de Zanzi y a muchos compañeros y compañeras en El Palacio de la Risa, en la Casa del Deportista, en el Regimiento Ojo Bueno y que tendría que responder ante la historia por sus actos y también ante la justicia.

 

Como todo cobarde que se precie pidió ayuda siquiátrica y era visto ingresar a la Unidad de Salud Mental de la localidad en busca de protección y para realizar –seguro-una adecuada catarsis. El Mago Williams pagó y seguirá pagando sus atrocidades como torturar con electricidad a mujeres indefensas y después intentar hipnotizarlas con fines oscuros.

 

Hasta 1995, fecha en que le perdimos la pista, era golpeado en la calle, expulsado de los bares de Puerto Natales y Punta Arenas, cuando ya alcohólico y destruido entraba a beber una caña de vino.

 

“Fuera maldito”, le espetaron en una oportunidad en el bar “Punta Arenas”, ubicado en calle Chiloé al llegar a Balmaceda y El Mago Maraco debió irse, famélico, gris, como implorando perdón.

 

Un conocido médico de la ciudad nos preguntó una vez si era realmente cierto todo lo que se le atribuía a El Mago. Parece una buena persona, me dijo.

Le respondí que los torturadores no tienen por qué ser malos tipos en su vida fuera de esos calabozos. Le cité el caso de Goering, de Beria, de Astiz. Todos ellos históricos flageladores pero que de acuerdo a sus vecinos eran padres ejemplares que regaban el jardín los días sábados y hacían parrilladas  y cantaban hermosas canciones.

 

El invierno de 1995 recibí un recado de una mujer de Puerto Natales, vinculada al Partido Socialista. El Mago quiere hablar contigo, señaló. En buena onda. Quiere que lo escuches porque en tu libro aparece nombrado varias veces  y quiere que conozcas  su punto de vista.  Me negué con fuerza. Pero después de pensarlo dos veces le dije okey pero con una grabadora y con usted como testigo. Por supuesto,  nunca apareció. Curiosamente, El Mago fue vendido por los propios agentes del SIM quienes contaron que el tipo que hipnotizaba se llamaba Williams y era mago. En varios lugares y después de las sesiones de interrogatorios. Ignoramos con qué fin. Historias de traiciones, sin duda.

 

Como muchos “héroes” de la guerra sucia fue abandonado por sus jefes; seguramente le pagaron sus trabajos y si te he visto no me acuerdo. Ahora vaga por las calles como un zombie, sin empleo fijo y despreciado por los suyos, con los ojos hinchados, el cabello cano y un olor indescriptible.  Al verlo de lejos, se parece a los personajes de Knut Hamsun y Nicomedes Guzmán, pero solo en la apariencia. Ahí va El Mago dice la gente y colocan cara de asco.

 

 

Aristóteles España

Calama, abril  2003.

 

 

 

 

 

 

 

 

---

 

*          Crónicas y Relatos de Aristóteles España

 

*          Nuestras Historias

 

*          Crónicas y Relatos

 

 

 

 

 

---

Portada      Actualidades       Editoriales        Fotos PP      Índice

---