Sr Presidente: Lo insto y lo invito a que se tomen medidas más eficaces,

amplias y rápidas en materia de reparación y de justicia

Manuel Luis Rodríguez

 

 

 

 

 

Excelentísimo Señor

Presidente de la República,

Don Ricardo Lagos Escobar.

Palacio de la Moneda

 

Señor Presidente:

 

Pertenezco a esa generación de chilenos que, al igual que usted, sufrimos todos los rigores de la dictadura, desde el primer día de su implantación.

 

Por lo tanto, participé, al igual que usted y como otros tantos miles y millones de chilenos, en la larga lucha por la recuperación de la democracia.

 

Pero, como demócrata que soy, siempre he considerado que uno de los costos y desafíos fundamentales del proceso de reconstrucción democrática de la República, sobre todo en el paso del siglo XX al siglo XXI, supone un ejercicio insustituible e inapelable de justicia, de recuperación de la verdad y de reparación de los daños ocasionados por el prolongado período dictatorial.

 

En este tiempo, primero, se ha logrado reconocer la enormidad de los perjuicios económicos, sociales, políticos, humanos y materiales ocasionados por la dictadura y sus agentes, de manera que el 11 de septiembre pasado se constituyó en una verdadera catarsis colectiva.

 

Ahora, se trata de avanzar por el camino de la verdad de las víctimas de desapariciones y de la justicia a las víctimas y sus familiares.  Creo también, Señor Presidente, que se hace necesario avanzar a  pasos más acelerados hacia una justicia retributiva que de cuenta de la realidad aún pendiente de quienes fuimos prisioneros y torturados por los agentes de la dictadura. 

 

Considero en particular, que la naturaleza de la tortura y de la detención por razones políticas o ideológicas, en el caso específico de Chile después de 1973, trasciende la mera arrestación o secuestro de las personas en recintos militares o ad-hoc, sino que abarca la relegación, el extrañamiento y el exilio forzado, en tanto en cuanto implicaban formas de tortura material y psicológica y de privación de la libertad.  Por lo demás estas medidas represivas formaban parte de un mismo proceso único y de métodos aplicados sistemáticamente a numerosas personas.

 

En su más reciente exposición pública sobre la propuesta de Derechos Humanos, el año 2003, escuché su planteamiento en orden a compensaciones o indemnizaciones “austeras y simbólicas”, expresiones que considero poco felices, por cuanto los agentes del Estado que ejecutaron, torturaron, detuvieron y exiliaron, no fueron ni austeros en el despliegue de medios para sus acciones criminales ni simbolizaron otra cosa que la falta absoluta de humanidad.

 

Quisiera agregar, señor Presidente, que los tiempos y los plazos en esta delicada materia son cada día más dramáticamente breves, ya que si usted considera que las reparaciones a las víctimas o sus familiares, habrían de otorgarse en el año en curso o en el año 2005, pues entonces habrán transcurrido treinta y uno o treinta y dos años desde la ocurrencia de los hechos, y no es sano para la conciencia moral del país, saber que a cada día, a cada semana, a cada mes que transcurre sin que se haga la debida justicia y se otorgue la debida reparación, sus posibles beneficiarios se siguen muriendo y se mueren con el triste sabor de la promesa incumplida y del daño no reparado.

 

Por cierto que me habría sentido más satisfecho en esta materia, haber escuchado alguna referencia más precisa y concreta en esta materia en su reciente Mensaje Presidencial del 21 de mayo.

 

Creo que los avances logrados en materia de Derechos Humanos, desde 1990 en adelante, son significativos y valiosos si se miran con respecto el pasado reciente, pero son insuficientes si se miran en la perspectiva del futuro.

 

Yo, como simple ciudadano, lo insto y lo invito a que se tomen medidas más eficaces, amplias y rápidas en materia de reparación y de justicia, antes que la próxima vorágine electoral sepulte nuevamente el tema de los Derechos Humanos ante la opinión pública.

 

Saluda muy atentamente a usted,

 

 

Manuel Luis Rodríguez U.

 

 

 

 

 

 

 

Punta Arenas, Chile, mayo 29 de 2004

 

 

---

 

 

Ø       Propuesta de Reparación de Ex Prisioneros y Perseguidos Políticos de la Dictadura  Militar en Dawson y en Magallanes.

Dawson2000.com y Agrupación de DDHH Letelier

Julio 2003.

 

Ø       Crónicas y Relatos de Manuel Rodríguez

 

Ø       Nuestras Historias

 

Ø       Crónicas y Relatos

      

 

 

 

 

---

Portada    Actualidades   Nuestras Historias    Fotos PP      Índice

---