Notas de Dawsonianos sobre el ataque del 11 de septiembre en NYC

 

---

 

 

 

Cuatro Dawsonianos  nos envían notas sobre el  ataque a las torres en New York City el 11 de septiembre de 2001. Desde New York City nos escriben  Pablo Jeria, Luis Valencia y Eliecer Valencia y desde Boston escribe Sergio Reyes.

 

---

 

*  Pablo Jeria desde el centro de Manhattan, New York City.

 

¡ Otro 11:  6000 kms. mas adelante en la ruta!

 

          Por esas cosas de la vida este pasado11 lo empecé como el otro sin tener ni idea de lo que estaba pasando. Siendo  día libre para mí, puesto que solo trabajo lunes, miércoles y viernes, me levante como alas 8:30 a.m. y ni prendí la radio:  ¡ L cual tampoco  hice el otro susodicho 11!.  Después de pegarme una ducha salí a comprar el NY Times y el NY Post, café y bagels ( para los que no sepan son alluyas redondas con un hoyo al medio). Saliendo de la casa la vecina me informo de lo que estaba ocurriendo " Que había un incendio  en las torres" lo cual no me dio mucho temor ya que los bomberos de esta ciudad son re-buenos en esta cosa de apagar incendios. 

 

Volví  de mi pequeña compra y prendí la TV, justo en el momento que el segundo avión se estrello e incendio en impacto, pareció que había  pasado de lado a lado del edificio, fue una cosa horrenda pensar en todas esas personas que ya no eran mas. Después de ver a las personas saltando al vacío desde los altos del edificio, tu té quedas paralizado y no sabes a que atenerte. Desde ese momento no me despegué de la TV: ¡Hasta las 11 de la noche! Los reportajes fueron muy imprecisos puesto que se formo un cerco de seguridad que no les permitió a los periodistas hacer buenos  reportajes. 

 

En mi caso particular ese pasado viernes  había estado ahí por razones de trabajo en la torre 2, para ser mas preciso con mi jefe en una reunión con otra firma, en el piso 35. Por suerte  la gente que conozco salió media jodida pero al menos están vivos.

 

Desde ese día del ataque la psiquis de los NYorquinos ha cambiado ya no son tanto el equivalente al " porteño " argentino  mandados las porciones, sean convertido en seres con verdaderas cualidades humanas y más cordiales con los extraños.

 

Como se dice o  como digo yo la vida continua y hay que echarle pa'delante puesto que esto no es lo más importante que ha ocurrido en el mundo en este  siglo. Hay problemas mayores que hay que solucionar y es lamentable la cantidad de gente que murió aquí, pero también hay bastante gente que murió por los "allas". Esto me hace más creyente en el sentido que las religión organizada es una perdida de tiempo y ayuda a que este tipo  de salvajes puedan crearse.

 

Este evento puede tener un calamitoso final para todos los seres humanos esperemos que un billón de  musulmanes no pierdan la cabeza y comiencen un jihad mundial por que eso si que va a ser un dolor de cabeza. Estos no son cabezas de  pólvora que solamente hablan, esto creen que cuando mueren tienen el mejor wiski y minas:  ¡ En el mas  allá!.

 

 

Pablo

 

 

Pablo Jeria

Remo 8

 

Septiembre 2001

 

 

 

---

 

 

*  Luis Valencia desde Brooklyn, New York City.

 

En la mañana del 11 de Septiembre me dirigía a mi trabajo manejando como de costumbre. Manejo desde donde vivo en Mamaroneck, un suburbio al noreste de New York City hasta Brooklyn donde esta la oficina donde trabajo. Usualmente cruzo  Manhattan por la carretera del lado esta de la isla. Ese día hice mi recorrido habitual.

 

 A la hora del ataque a las torres del World Trade Center me encontraba cruzando el Brooklyn Bridge  que esta al frente,  al lado este,  de donde estaban las torres. Vi  la explosión causada por el primer avión cuando se estrellaba  contra  una de las torres. Fue impactante y sin lugar a duda difícil de olvidar. Seguí manejando. Afortunadamente crucé el puente a tiempo antes de que se paralizara la ciudad de New York.  Pude volver en la noche a través de Queens (otro condado de NYC) sin cruzar Manhattan, el cual estaba cerrado.

 

Todo esto fue una gran  tragedia, horrible.

 

Saludos

 

Luis

 

 

 

Luis Valencia

Remo 16

 

 

Septiembre  2001

 

 

---

 

 

 

*  Eliecer Valencia desde el norte de Manhattan, New York City.

 

          Les comparto alguna notas sobre mi experiencia del ataque en New York City.

 

          Llegue a NYC la noche antes del ataque desde Holanda.

 

          Fue horroroso. Fue un terrible crematorio de miles de personas. Muchos prefirieron saltar al vacío para no incinerarse. Otros murieron aplastado al derrumbarse las torres. En esas torres trabajaban no solo hombres de negocio, si no que también miles de oficinistas y personal de servicio y manutención- de todos los grupos étnicos y colores. En total trabajaban como 50 mil personas y se estima que murieron cerca de cuatro mil personas.

 

          Afortunadamente mi familia, hija y amigos – están todos bien. Superamos este episodio.

 

          Nuestra casa esta arriba de la isla de Manhattan, justo a cruzar el puente

norte de la calle Broadway - menos de 20 kms. del ataque. Por allí me encontraba yo, yendo en dirección hacia el centro de Manhattan ese martesonce cuando estallo la primera torre. El vecindario  donde esta nuestra casa, Marble Hill,  fue un área que estuvo bajo fuerte control policial porque hay un puente que es una de la entradas a Manhattan. Además  ese pedazo de río conecta el río Harlem ( lado este de Manhattan) y el río Hudson (lado oeste de Manhattan) y el acceso al puente Washington que conecta la isla de Manhattan con New Jersey.

 

          Uno de mis mejores  amigos- un reverendo episcopal- salió con vida de una

iglesia colindante a las torres por una gran suerte - camino hacia el río en medio del humo  y el calor del incendio,  y un entorno donde pedazos de edificio  muebles y papeles estaban cayendo. Allí lo rescataron y lo cruzaron en lanchas a New Jersey. Así como el muchos otros  se salvaron de esta manera.

 

Otras experiencias fueron menos peligrosas, pero sin lugar a dudas impactantes:

-Luis Valencia, Remo 16, (mi primo) estaba manejando cruzando el Brooklyn Bridge – al otro lado de las torres cuando estallo y estrellaron el primer avión contra la primera torre - siguió manejando. 

-Pablo Jeria (Remo 8) estaba en su casa a unos 10 kilómetros de las torres y vio lo que estaba pasando al momento en la televisión. 

-Mi hija Nora estaba en su escuela secundaria en el Bronx (el condado norte de la ciudad). Allí tambien vio las noticias en la televisión  junto a jóvenes que lloraban de impotencia porque tenían padres o familiares trabajando en  esos edificios. Ella tuvo que irse a quedar a casa e una amiga, no pudo volver a su apartamento. Quedo por varios días afectada por los hechos.

-El cro. de mi prima salió caminando desde el bajo  Manhattan donde trabaja - demoro cuatro horas en llegar  a su apartamento en el alto oeste. La primera parte de esta caminata lo hizo tapándose con   un pedazo de su camisa mojada  la cara para protegerse del humo. Como el miles y miles de gente hicieron ese recorrido.

 

Después de  dos días de espera y viaje -revisiones, chequeos en los aeropuertos - pude regresar a casa una semana después de haber llegado. Me embarqué  en uno de los primeros vuelos  autorizados a salir de New York -un vuelo de media noche hacia  Paris. Desde Alli arregle  una conexión para Ámsterdam y después en tren hacia Den Bosch, donde residimos en Europa.

 

Saludos con pena y tristeza que traen estos recuerdos.

 

 

Eliecer

 

 

 

 

Eliecer Valencia

Remo 17

 

Septiembre  2001

 

 

---

 

 

 

*  Sergio Reyes desde Boston.

 

Aquí en Boston, desde donde partieron los dos aviones utilizados en este detestable acto terrorista también se vivieron momentos terribles. Todo los EE.UU. sintieron este golpe muy de cerca. Y ahora el gobierno se apresta a reprimir y a guerrear.

 

Los progresistas empezamos a sacar la voz de a poquito contra la guerra y por la paz, por una reevaluación incluso de los mismos capitalistas de EE.UU. de como se insertan en el ámbito mundial.

 

A pesar de esta terrible tragedia, tenemos que sacar la voz contra una tragedia aun mayor, donde más inocentes perderían la vida. Hay que tratar de decir que nosotros en Latinoamérica sentimos muy de cerca la mirada triste de un familiar de un desaparecido cargando la foto de su ser querido en la esperanza de que este vivo.

 

Si hay que oponerse a todos los terrorismos, y dar a conocer los que se han cometido en nombre de la llamada "libertad y democracia" pero que fueron solo para  preservar los privilegios de unos pocos.

 

Los dejo con los versos de Victor:

 

Aprieto bien la esperanza

cuando pienso en la otra estrella

nunca es tarde me dice ella

la paloma volara.

 

 

Sergio

 

 

 

Sergio Reyes

Remo 14

 

 

 

Septiembre 2001

 

 

---

 

 

 

*  Negro martes 11 septiembre 2001: Vivencias newyorquinas.   

     E. Valencia. Noviembre 2001.

 

*  Martes 11 de Septiembre 2001: Vivencias de Explosiones.

     E. Valencia, L Valencia y P. Jeria.  Editorial.  Octubre 2001

 

*  Actualidades.

         

 

 

 

 

 

 

 

---

Volver a la Portada                       Volver al Indice

---