Secuestrado en Punta Arenas en 1973 por el torturador Luchin Vidal

Pablo Jeria

 

 

En Octubre de 1973, ese huevón, el Luchin Vidal, me fue a buscar y después pasamos a buscar al Jano ( Alejandro Olate). El Luchin nos preguntó por la dirección de la Rosa Maria (Lizama), le respondimos que no sabíamos por que no la conocíamos. De allí nos llevaron al Regimiento Pudeto y nos pusieron en Solitario.

Esa noche misma noche nos llevaron al viejo hospital naval de la Avenida Colón,  donde nos dieron sin preguntarnos nada. El Jano y yo en ese tiempo estábamos en buenas condiciones físicas: ¡y no sentíamos los trompazos, ni las patadas! Un soldado nos dijo "Cabros háganse como que les duele, por que si no estos los van a reventar a coscachos". Si que decidimos seguir ese libreto. Después de haber pasado bastante tiempo, los torturadores sintieron que habían logrado su objetivo y nos dejaron de dar.

Posteriormente,  vino un oficial y nos hizo preguntas de rutina en una manera  más formal. Esto fue en la noche del 26 de octubre o 27 no recuerdo claramente. El oficial pregunta: nombre, apellido, afiliación política, si habíamos portado armas y si sabíamos donde están las armas. Al llegar a estas ultimas preguntas me mande una de las primeras  Mosqueadas. Le respondí que si realmente hubieran habido armas en Punta Arenas, uno de los dos no estaría sentado allí. Hubo un silencio y él dijo que la entrevista había finalizado. Llamó a alguien y le dijo que nos traigan de vuelta al Pudeto, con la orden de que al individuo Pablo Jeria se le mantenga incomunicado.

Incomunicado estuve hasta el final del mes de Noviembre de 1973 cuando fue nuestro Consejo de Guerra. En el íntertanto hubieron otros viajes para apaleo y corriente. Estoy seguro que el Luchin Vidal estuvo también metido en estas movidas, en alguna capacidad. El Luchin era un cabro pelotudo que vivía en nuestro barrio, la población Williams, cerca de Mardones y Zenteno. Era un cabo de la Fach. El nos conocía.

También estuvieron las visitas a la fiscalia en que viajábamos todos juntos, los socialistas que irían en el primer consejo de guerra. Esos eran en el camión del ejercito, que manejaban los milicos el Gordo y el Chico del Regimiento de Telecomunicaciones.

El fiscal que nos cuestionó en ese tiempo usaba un anillo de oro con una piedra negra. El era de la marina yo lo conocía de antes del golpe. El fue el que nos informó de los cargos y posibles condenas.

Saludos.

 

 

 

    Pablo Jeria

 

New York City, Mayo 2001

 

---

Ø        Despedida a Pablo y Relatos de Pablo Jeria

Ø       Crónicas y Relatos

Ø        

---

Portada    Actualidades   Nuestras Historias    Fotos PP      Índice

---