LA LOLITA

Miguel Loguercio

---

 

 

A mediados creo, del año 1972, llego al local del partido.. una niña, que fue para muchos de nosotros, la Lolita de la FJS. Joven, a veces tímida, pero trabajadora, emprendedora.  Tendria 12 o 13 años, no más, a la fecha. Era, recuerdo, una niña hermosa,  llena de ilusiones y fantasías. La recuerdo siempre sentada en un banco, largo de madera, al lado izquierdo de la puerta principal. Había si no me equivoco, en ese tiempo, una mesa de ping pong.

 

      La Lolita, en poco tiempo se transformo en la mascota de muchos de nosotros. Al entonces eramos tambien jóvenes. Algunos eramos dirigentes del Comité Regional de la FJS, elegidos en el ultimo congreso, antes del golpe de estado: Ramón Enríquez, Rodrigo Galli,  Rene Gallardo y yo, entre otros.

 

La tratábamos con cariño y deferencia, con respeto y admiración,  porque a pesar de su corta edad, estaba siempre presente y dispuesta a cooperar en las tareas de la Juventud y de la Federación de Estudiantes ( junto Aristóteles España). Era tierna y dulce en su trato con nosotros, la recuerdo bien... con sus pantalones café con leche o sus jeans, y a veces con el uniforme del glorioso Instituto Comercial.

 

      Tenia en ese entonces un pololo,  (no recuerdo el nombre), quien no entendía mucho que la Lolita  se fuera en algunas oportunidades conmigo a cumplir algunas tareas de la Juventud. Eran esos años combativos en los que la juventud,  pinto de rojo las calles de nuestra ciudad. Eran los años que llenamos de banderas rojas y de ilusiones los colegios. Eran años en que había que vencer el acaparamiento,  las huelgas y todo lo que la derecha iba inventando y poniendo en practica, con buen financiamiento, para de-estabilizar  el gobierno de Salvador Allende.

 

      En todas estas tareas, estuvo siempre presente, fiel, sin miedo, inamovible, nuestra mascota, nuestra fiel Lolita. Endulzaba nuestras largas horas de insomnio y nuestros largos días y noches en el local partido, siempre dispuesta a tendernos una mano. Recuerdo que muchas veces me acompaño a diferentes lugares, al mismo tiempo que alegraba y daba calor a mi vida. Fueron meses de intenso trabajo y ella siempre presente con una sonrisa a flor de labios.

 

      Después,  la perdí de vista por motivos obvios, fue en septiembre del 73. Siempre pregunte por ella y sobre cual había sido su suerte. Alguien me dijo, estando en alguno de los campos de reclusión de la dictadura, que le habían visto en la fiscalia y que estaba embarazada. Supe cosas vagas y difusas de ella durante los últimos 29 años.

 

      Hasta que en enero del 2001, me encontré con mi buen amigo y compañero Aristóteles España, en un evento nacional del PS en Santiago. Recordamos los viejos tiempos y también a Lolita. Y recién en diciembre del 2001 o enero del 2002 la ubiqué. Nos contactamos y recordamos juntos, muchas cosas de esos años gloriosos.

 

      Fue la Lolita justamente, quien el 20 abril  del 2002, me dio la bienvenida a Punta Arenas, después de 27 años y casi 29 sin verla.

 

      Lo más increíble es, que sigue siendo la misma Lolita, solo que ya casada, con hijos, con nieto y con perro, pero con la misma energía, con la misma jovialidad y con la misma tranquila y dulce forma de ser que siempre la caracterizo.

 

      ¿Quien de los compañeros de la FJS de esos años no la recuerda con cariño y admiración?. La Lolita, la mascota, es Inés.

 

 

Miguel Loguercio

 

 

 

 

 

 

 

Miguel Loguercio  

U-2 

W - 6

 

 

 

 

Copenhague, Dinamarca. Septiembre 2002

 

 

 

 

---

 

 

     *       Estadio Fiscal

               Miguel Loguercio. Septiembre 2002.

 

*       Regreso a la patria chica.

          Miguel Loguercio, Agosto 2002

 

*       Un mundo de amor para Rosita

          Miguel Loguercio, Agosto 2002

 

*       Nuestras Historias

*       Relatos

*       Actualidades

 

 

 

 

 

---

Portada      Actualidades       Editoriales        Fotos PP      Índice

---