dawson: LA CREATIVIDAD libre en la monotonia

Gonzalo González Vargas

 

 

 

Después de haber pasado por el choque traumático de mi primer día en el campamento, despierto a la realidad de ser un preso,  a quien se le ha quitado toda su  libertad, y se lo mantenía aislado en una desolada e inhóspita isla del Estrecho de Magallanes.

 

Se me quitó mi identidad y dignidad. Se me dió un número. Mi vida era un número.  Mi hogar era un campo de prisioneros  cercado con alambres de púas, y vigilados permanentemente por soldados armados dispuestos a disparar al menor intento de fuga.

 

Todos habíamos pasado por los centros de torturas. A todos se nos había maltratado en lo más profundo de nuestra integridad humana. Nadie se había imaginado que la cara  brutal del  fascismo iba a ser como un espejo en el que teníamos que vernos todos los días. Nadia había pensado jamás,  que nuestros “valientes “ soldados podrían ser tan inhumanos con su propio pueblo encarcelado!

 

Observaba a mis compañeros de prisión; ministros, economistas, ingenieros, técnicos, médicos, académicos, profesores, artistas, dirigentes laborales y políticos , estudiantes, etc. y me daba cuenta de la enorme capacidad e inteligencia que estaba presa en Dawson. Sin embargo, esa misma capacidad e inteligencia fue usada para luchar en contra de la adversidad.

 

En Dawson me pude darme cuenta de la creatividad del chileno que sale a luz en las condiciones más adversas que se puede imaginar. En mi barraca surgió una Escuela de la Prisión, donde todos aprendímos de quien sabía más. Hubo cursos de política, filosofía, religión, música, etc. Había diálogo viviente y fructífero. Había un compañero que nos entretenía con su guitarra. ¡Cantábamos en silencio!

 

Una vez,  sorprendido,  veo a un soldado, que había dejado su arma sobre mi cama, y se había puesto a jugar al naipe con los presos. Ahí, pude darme cuenta , que había algunos soldados con cara humana, que se daban cuenta  que los prisioneros de guerra no eran  seres peligrosos.

 

 

 

 

Dinamarca, Junio 2004

 

 

---

 

 

Ø       Recuerdos de Gonzalo González Vargas

Ø       Nuestras Historias

Ø       Crónicas y Relatos

 

 

 

 

 

---

Portada      Actualidades     Editoriales        Fotos PP      Índice

---