REFLEXIONES SOBRE LA ELECCION PRESIDENCIAL  EN CHILE

PRIMERA VUELTA: DICIEMBRE 1999

 

Elier Valencia, J.D., M.A.*

 

La votación presidencial del pasado Diciembre nuevamente se centró dentro los pilares que han regido las votaciones en los últimos 10 anos en Chile. La inmensa mayoría de los votantes lo hicieron votando por uno de los dos grandes bloques  que han hegemonizado  la política en este periodo: la Concertación por la Democracia  y la coalición  de derecha (esta vez  bajo el nombre de Alianza por Chile). Nuevamente la  Concertación triunfó, pero no alcanzo el 50% de los votos requeridos para evitar una segunda vuelta de la elección. La gran diferencia en esta ocasión es que el margen de triunfo alcanzado por la Concertación, encabezada por  Ricardo Lagos,  fue mínima. La Concertación triunfó por alrededor de 30 mil votos, equivalente a un medio por ciento, sobre la Alianza por  Chile encabezada por Joaquín Lavin.

 

Estos resultados cambian drásticamente el panorama político que había caracterizado el lento y duro periodo de transición desde el  gobierno dictatorial pinochetista a la instauración de una democracia plena.  El liderazgo y el gobierno de este periodo habían  estado firmemente en poder de la coalición que se opuso a la dictadura pinochetista (básicamente demócrata cristiana y socialista). La derecha  había jugado  el rol menor de contrapeso – ayudados por senadores vitalicios designados por la dictadura  y  bajo la tutela pasiva del poder militar. Ahora, estos resultados  claramente indican que la derecha tiene el apoyo electoral  para ser una alternativa  real de gobierno, sin necesidad de senadores designados ni tutelaje militar. Esta elección sugiere que el electorado no ve grandes diferencias entre estos dos bloques.

 

1. LA VOTACION

 

La Alianza por Chile logro recuperar y superar el voto pinochetista del referéndum de 1988. Esta votación rompe los esquemas electorales formados en la ultima década. Mas aun, la derecha supera su techo  tradicional de votación y se  transforma en una de los dos grandes bloques políticos que independientemente pueden aspirar al gobierno. De esta forma,  se   reniega al pasado la ecuación de los  tres tercios – donde a la  derecha, democracia cristiana y la izquierda se le asignaban, mas o menos, un tercio de la votación. Indudablemente, este es el resultado  más importante de la elección de Diciembre y repercutirá en la primera década de este siglo.

 

El candidato de la alianza de derecha, Lavin, es un político joven  formado bajo el  tutelaje de la dictadura de Pinochet. Este ha logrado convertirse en el heredero  político de la derecha tradicional  y el representante democrático del continuismo  del modelo social de mercado instaurado por la  dictadura pinochetista. Debajo de un perfil populista, ayudado por una paralización de la campana concertacionista,  ha logrado  proponer su candidatura  como  una eficiente alternativa al gobierno de status-quo de la concertación.

 

a. El voto femenino.

El hecho que la mayoría de las mujeres haya votado por Lavin  no es sorprendente, y debería haber sido esperado. Primero, el voto femenino en Chile ha sido tradicionalmente mas conservador que el masculino. Este hecho fue graficado por el  ex - presidente Allende cuando comentaba en 1970, que no entendía porque Alessandri  (el candidato derechista),  sacaba más votos que él siendo Allende  más buen mozo. La derecha, históricamente,  ha obtenido el mayor apoyo de las mujeres. Esto no ha cambiado en términos porcentuales en las votaciones  de la Concertación y la del bloque derechista en esta década. Segundo, el gobierno concertacionista de estos diez anos y la campana de Lagos,  no se concentraron  en las mujeres y sus prioridades. En cambio,  la campaña de Lavin puso mucho mas énfasis en afirmar el voto femenino. Dentro de este contexto, era y es difícil esperar algún cambio en esta tendencia.

 

b. El efecto del voto comunista

El posible efecto adverso de la candidatura comunista  en contra de  la Concertación no existió. La candidatura comunista de Gladiz Marín, en cierto modo benefició a la candidatura de Lagos en la primera vuelta. Esta le  proveyó a la Concertación, en particular a Lagos mismo,  con un limite útil a su izquierda, que le  permitió eludir ser tildado de comunista por la ultra derecha. Una colaboración abierta con los comunistas podría haber provocado una  fuga de votantes del centro conservador que lo apoyaba al bando de Lavin.  Así,  Lagos logro  mantener  la distancia suficiente  de los comunistas, evitando una posible fuga de votos, y al mismo momento  atrajo  votos  pro-comunistas con su historial socialista..

 

La candidatura de Lagos capto mas de 150 mil votos que anteriormente habían sido comunistas.  Estos  resultados son  un desastre para los esfuerzos electorales comunistas  – apenas lograron un 3.2% de la votación.  En la segunda vuelta estos votos deberían canalizarse en su gran mayoría al candidato concertacionista, sin necesidad de buscar el apoyo formal de los comunistas. Esta transferencia de votos no debería ahora provocar un gran efecto fuga, ya que el rol de los comunistas es mucho menor que lo anticipado, y  la contienda ha cambiado dramáticamente. La campaña de Lavin no se centrara en cambiar las opiniones activas de la primera vuelta, sino en activar aquellas que aun no se han pronunciado  - particularmente las abstenciones (ver abajo).

 

c. Las candidaturas menores

Muy poco se puede decir de las candidaturas menores de los humanistas, ecologistas y de la candidatura ultra-derechista de la Alianza Popular. Todas fracasaron rotundamente, alcanzando votaciones ínfimas. Los votos humanistas y ecologistas deberían transformarse en votos concertacioncitas en la segunda vuelta.

 

 

2. LA VOTACION EN EL CONTEXTO ELECTORAL DE LA PASADA DECADA

 

La votación de Diciembre se entiende mejor dentro del contexto general  dado por las votaciones en la ultima década (1989-1999). Entre el principio y final de esta década, los resultados no muestran grandes cambios. La concertación  bajo unos 200 mil votos  y la derecha subió un poco mas de 200 mil votos. El total  de los nuevos inscritos en esta década es de una 550 mil personas. En 1989, alrededor de 550 mil personas se abstuvieron o votaron blanco o nulo. En 1999 estas cifras subieron a mas de un millón. Ósea, el numero de nuevos inscritos no alteraron   la votación en términos reales

 

a. Fluctuación interna de las votaciones

Los  resultados de estas elecciones también indican una considerable fluctuación en las votaciones  obtenidas por estos dos  bloques en diversos periodos de esta década, aunque siempre ha triunfado la concertación.  La votación mas alta obtenida por la Concertación fue en 1993 con la elección de Frei. Debe hacerse notar que la derecha no hizo gran disputa a esta elección. La candidatura de Frei acarreó votos de la derecha que la Concertación posteriormente no pudo mantener, como lo demuestra la elecciones de diputados de 1997.  En estas elecciones la Concertación perdió alrededor de 720 mil votos con respecto al 1993,  y obtuvo su votación porcentual más baja de la década. La candidatura de Lagos en 1999 logro recuperar entre unos 225-250  mil de estos  votos y capto  mas o menos 150 mil votos que perdió la candidatura comunista. Por otro lado, la candidatura de Lavin  incrementó la  votación de derecha en mas de 1 millón 100 mil votos con respecto a la votación obtenida por el bloque derechista en las elecciones de 1997.

 

b. Los abstencionistas y votantes pasivos.

Un vistazo a los votos nulos, blancos y a las abstenciones en estas elecciones indican que estas incrementaron de alrededor de 550 mil en 1989 a mas de 2 millones 200 mil en 1997, y disminuyeron a alrededor de 1 millón en 1999.

 

Estas cifras y fluctuaciones demuestran, primero, que  la Concertación  al subir su votación con respecto a la de 1997, logro mantener su votación activa (incluyendo la votación demócrata cristiana) y no hubo un gran traspaso de votos al bando de Lavin, mientras que  disminuyo la opción alternativa presentada por los comunistas. Segundo, la Concertación no fue capaz de activar para su bando el abstencionismo ni el voto nulo  que la elección de 1997 indicaba, claramente, como ambivalentes con respecto al gobierno y  políticamente disponibles. La inmensa mayoría de  los votos que se activaron en este sector electoral  fueron captados por Lavin. Ósea, estos se transformaron  de votos de rechazo  pasivo al gobierno a votos activos por una opción de cambio de gobierno. Claro que aun quedan como un millón de votantes inscritos que no fueron activados para ninguno de los dos bloques. La clave de la segunda vuelta reside con estos votantes. Un  considerable  incremento en la participación activa de este electorado pasivo  puede decidir  la elección.

 

 

 

3. LA VOTACION EN EL CONTEXTO CONYUNTURAL

 

La votación de Diciembre debe entenderse también dentro del contexto  dado por la mediocre gestión del  gobierno de Frei y su mal manejo de  la coyuntura política y económica en los dos últimos anos, la falta de diferenciación de la plataforma de Lagos y el excelente manejo de la campana electoral por el comando de Lavin.

 

  1. El gobierno concertacionista de Frei y la coyuntura económica y política

 

El gobierno concertacionista de Frei ha tenido una gestión de gobierno opaca..  Ha brillado solo  por su incapacidad comunicacional  y falta de liderazgo carismático. No pudo utilizar  sus logros de los primeros anos  en  una consolidación de su  base  electoral de 1993. En realidad, solo logro deteriorar esta base, llevando a la Concertación a perder mas 750 mil votos en la elección  de 1997.  Además de manejar mal la crisis económica  de 1997,  el gobierno  desperdicio valioso capital político y moral  involucrándose de lleno en la defensa del ex dictador Pinochet. En general, Frei llevo  prefirió gobernar sin tomar mayores riesgos, evitando a la participación activa de la ciudadanía y la misma base de la concertación en la gestión de su administración.  Frei utilizo  el extenso poder que tiene la presidencia para administrar mas que gobernar la nación.

 

i .La crisis económica 1997-1999

El descontento con la administración Frei se fortaleció   con la peor  crisis económica de los últimos  15 anos.  No solo Frei no pudo proveer un liderazgo creíble durante esta crisis, pero su administración   manejó  la crisis con  ineptitud. En  1997, la crisis financiera  proveniente de Asia, repercutió en Chile disminuyendo drásticamente los créditos foráneos y causando un declive en  los precios de sus exportaciones. En ese   entonces, las políticas económicas  se enfocaban  a enfriar la demanda interna para evitar un recalentamiento de la economía, sin sobrepasar  el impacto de la crisis asiática. La reacción del gobierno fue tardía y fuera de proporciones, lo que transformo una crisis moderada en una profunda recensión interna – bajando la demanda interna  en mas del 15% y el desempleo oficial sobrepasando el 11% de la fuerza laboral activa.

 

Esta coyuntura económica ayudó notablemente a la candidatura de Lavin , para  presentarse como el hombre eficaz  y de alternativa al gobierno concertacionista. Cabe notar, que los últimos indicadores económicos sugieren que se esta comenzando  a salir  de la recesión y hay una re-activación económica depuse de  dos largos anos. Claro que estos indicadores no tienen gran impacto en el electorado ya que los beneficios de la re-activación aun no son tangibles, ni lo serán por un largo tiempo.

 

ii. La coyuntura política  y arresto de Pinochet

En el área política, la coyuntura en  el ultimo año fue dada por el arresto del ex -dictador  Pinochet en Londres en 1998.  Pinochet enfrenta cargos de extradición a España para enfrentar serios cargos de violaciones de derechos humanos y asesinatos durante su gobierno dictatorial. En principio este hecho se veía como muy dañino para Lavin y su campana. Este hecho podría recordar al electorado de  la participación directa del candidato en el  gobierno dictatorial. La Concertación no supo aprovechar esta instancia con fines electorales.

 

En realidad,  al gobierno de Frei al parecer le interesaba mas responder a la presión militar que asegurar la continuación del la Concertación como gobierno. Frei involucró de lleno a su administración en la defensa del ex-dictador  – incluso usando el argumento, que este arresto  constituía una violación de la soberanía nacional. Todo esto le permitió a Lavin fácilmente eludir de su vinculación con el gobierno dictatorial y posicionarse  en el centro político de igual a igual al candidato concertacionista. En realidad,  el que fue forzado a cambiar de opinión fue Lagos, quien se comprometió a seguir en el mismo accionar  de la administración de Frei,  si fuera elegido presidente. En este contexto, Lavin también se posiciono como un  garante  creíble de los derechos humanos – cuando el hecho es que cuando participo en  el gobierno militar nunca hizo nada por ello.

 

En suma, el arresto de Pinochet y el posterior  pobre manejo del asunto por el gobierno, produjo un desgaste político interno indeseable dentro de la  concertación – que  solo ayudo a la rehabilitación del perfil democrático de Lavin.  El juicio del ex – dictador  ya ha perdido notoriedad e importancia con la opinión publica y no tuvo  y ni tendrá un impacto directo en la elección.

 

  1. Las campañas presidenciales de Lagos y de Lavin.

 

Las campañas políticas llevada a cabo por los comandos de las candidaturas de la Concertación y de la Alianza por Chile difieren notablemente. No solo difieren es estilos  pero también en las características peculiares de sus respectivos candidatos. Al contrario, en el área  económica las diferencias tienden a desaparecer.

 

Ricardo Lagos se presenta como un estadista maduro de corte republicano, con extensa experiencia estatal adquirida en los mas alto niveles de las administraciones concertacioncitas. Es un social-demócrata  con raíces socialistas que cristalizo  su carrera política denunciando  y emplazando públicamente en televisión al  entonces dictador  Pinochet. Es el candidato de una coalición liberal de centro e izquierda reformada - fue elegido en primarias abiertas.

 

Por otro lado, Joaquín Lavin es un político joven, formado en la era pinochetista, sin mucha experiencia en  altos niveles administrativo del estado, pero con un historial de renovador y de eficacia construido en su gestión como alcalde  de Las Condes – la comuna más rica del país. Lavin se presenta como un eficiente administrador  y como un político  que no depende de las maquinarias partidistas y, solo,  responde directamente al electorado que lo avala. No se dice ser  el representante de ningún partido político.

 

Lavin a través de una campana muy bien planteada  se ha transformado de un popular alcalde comunal  a la  alternativa populista que pone en jaque a la Concertación.  Se presenta como la alternativa eficaz, dinámica y joven a la desgastada, inerte e inepta  Concertación. Se ha beneficiado y  explotado al máximo el mal manejo de la crisis económica. Presenta a la gestión concertacionista como el fracaso del siglo. Su modo de hacer política es populista,  basada en un liderazgo personal, un buen uso de los medios de comunicación, particularmente la televisión, y  avalada por una campana muy bien financiada por sus adherentes derechistas.

 

El populismo de Lavin se caracteriza por prometer respuestas directas y a corto plazo  a las  necesidades más urgentes planteadas por su electorado. Lavin se presenta  como el político que busca el contacto directo con la gente. Su campaña  responde directamente a  las  demandas eleccionarias. Su clientela es el electorado y como tal busca soluciones vendibles,  aunque no sean durables. Dentro de este contexto, la plataforma de Lavin es intangible. Es mas un manifiesto de promesas que una plataforma de políticas coherentes de mediano y largo plazo. Es una plataforma  creada  a través  de un a política de agregación: proveyendo soluciones especificas a problemas específicos, aunque estas resulten internamente contradictorias. Su único limite parece ser es que estas soluciones puedan ser activadas en una economía de libre mercado.

 

En el área de desarrollo económico ambas campañas se aferran a una continuación, bastante ortodoxa, del modelo liberal de libre mercado. Este modelo aunque eficiente en la distribución  de  escasos recursos a través de la competitivad en el mercado,  es ineficiente en garantizar la asignación de los  recursos necesarios a las arrea sociales. Estas áreas,  cuyo valor no esta dado por un precio monetario en el mercado, tales como la educación, salud publica y salud preventiva, desarrollo cultural y balance ecológico, como también el resultante aumento de la desigualdad entre ricos y pobres, son largamente ignoradas  o delegadas a un plano menor por  ambas campanas.

 

La campaña de Lagos no pudo definirse concretamente en términos electorales que captaran nuevos adherentes a  la concertación. Tampoco pudo hacer  notar  específicamente y claramente las  diferencias de  su proyecto político con el de Lavin. Su campaña se centro en fortalecer el voto concertacionista obtenida en las ultimas elecciones parlamentarias. Esperaban que estos votos fueran suficientes para ganarle cómodamente a  Lavin. Se subestimo la capacidad de la campaña de Lavin para  reactivar para su   bando  una gran parte de los votos abstencionistas. Además, la campana de Lagos no se distancio del gobierno de Frei, y le siguieron dando su  apoyo incondicional. Esto  acentuó mas la visión continuista de la candidatura de Lagos. Esta mala táctica electoral, le significo  el cargo de un lastre indebido que resulto del mal manejo coyuntural de los dos últimos anos  del gobierno de Frei. Dentro de este contexto, la superación de los votos  obtenidos en las parlamentarias de 1997 por  Lagos debe  valorarse como un excelente logro. Este resultado, también, demuestra la firmeza del voto concertacionista, que  no es - bajo ninguna medida - el   movimiento activo de participación ciudadana que derroto  a la dictadura militar en el referéndum de 1998.

 

En general, la campaña de Lagos fue compleja y con una falta de foco electoral. Se centro demasiado en las reformas constitucionales, políticas macro-económicas, política exterior y comercial y le faltó expandirse en  soluciones a los problemas  que afectan al electorado  en este periodo de recensión económica. Por otro lado, la campaña de Lavin se concentro en prometer soluciones a problemas inmediatos como el  desempleo en comunas especificas,  los problemas de acceso a la salud, la educación (incluyendo las escuelas y los sueldos de los profesores), la seguridad ciudadana y la criminalidad. En suma, la campaña electoral terminó, por un lado, con una imagen de Lavin como un político populista preocupado por los problemas de las mayorías y de los más desposeídos. Por otro lado, quedó la imagen de Lagos  como la un político del status quo, representante de las cúpulas política concertacionista, y  defensor de los grandes poderes económicos.

 

 

 

4. REFLEXIONES FINALES.

 

          La apretadísima victoria de la Concertación en las elecciones presidenciales  de Diciembre cambia fundamentalmente el panorama político. El bloque de derecha encabezado por Lavin se posiciona  como  alternativa real de gobierno. Con estos resultados se desmorona el tradicional balance político de los tres tercios (derecha, demócrata cristianos y  izquierda). Los bloques políticos se han acercado hacia el centro. Los resultados sugieren que las diferencias entre estos bloques han tendido a desaparecer en términos electorales,  posibilitando así un  cambio de gobierno.

 

Esta coyuntura electoral resulta, en gran parte, del desgaste político sufrido por la Concertación después de una década de gobierno, el  mal manejo de la coyuntura política y económica en  los dos últimos anos por el gobierno de Frei, y por una campaña presidencial mediocre y auto-complaciente. La campaña de Lagos no logro ni distanciarse del gobierno de Frei  ni   enfatizar los logros de la Concertación. Tampoco pudo diferenciar específicamente su programa político ante el sector ambivalente del electorado. Todo esto  permitió  que Lavin se moviera hacia el centro político y  la campaña se definiera en sus términos - una elección entre personas y estilos para solucionar de inmediato los problemas causados por el gobierno concertacionista.

 

Los resultados, dentro de este difícil contexto,  sugieren   que los votos concertacioncitas son firmes y no cambiables. También indican  que esta masa electoral no constituye un  movimiento capaz de atraer  los votos abstencionistas, nulos y blancos. Por otro lado, Lavin con su campaña populista – de respuestas y soluciones inmediatas a los problemas inmediatos– logro activar y atraer  un gran numero de estos votos. De este sector del electorado dependerá el resultado de la segunda vuelta..

 

Un triunfo de Lavin es posible, pero  Lagos debería prevalecer. La Concertación, esta vez, contara con los votos pro-comunistas, ecologista y  humanistas, y adicionalmente activara los votos anti-derecha que se mantuvieron pasivo en la primera vuelta.  Lavin, por otro lado tiene el factor psicológico de una tendencia ascendente de su parte. Sin duda incrementara su votación  activando otro gran numero de los votos abstencionistas, o de rechazo al gobierno concertacionista, para su bando. En todo caso, sea quien sea electo presidente en las urnas el 16 de Enero, Lavin ya ha transformado esta elección en un gran triunfo político  para la derecha.

 

Holanda,  3 de Enero, 2000.

 

 

* Sobre el Autor:


          *
Elier Valencia, J.D., M.A. es un académico chileno residente en Holanda. Entre sus credenciales tiene un Bachillerato en Estudios Latino Americanos con mención en Economía (Columbia College, New York, 1980),  Master en Sociología  (State  University of New York, 1982) y un Juris Doctor  (Rutgers University of  New Jersey, USA. 1989).

Ex Prisionero político Magallánico de Isla Dawson. Actualmente esta asociado a  Dawson 2000  Derechos Humanos.

 

Mailto:Valencia@Dawson2000.com

 

 

 

---

Volver a la Portada                       Volver al Indice

---