*       Mi  Celda. Carcel de Buin. Santiago,1975.

   

Xilografía de 10x 15 cm.

              Hector Aviles

 

Esta es una representación casi exacta de la celda que compartía Héctor Aviles en la cárcel de Buin, Santiago.  La construcción de piedra y la ventana con una reja de fierro forjado son reales. Originalmente las celdas eran para uno o dos presos. Cuando llevaron  a los presos políticos o prisioneros de guerra – como los llamaba la dictadura - los apiñaron de a cinco, seis y hasta siete en cada celda. Muchas veces mezclados con presos comunes.  Entonces los camastros encadenados a la pared, de los cuales solo se muestra uno, fueron reemplazados por literas de militares.

 

El caballete y la pintura nunca estuvieron en la celda, simplemente no había espacio. Y cuando los guardias preguntaban por el diseño en la tela -el hacha entonces estaba borrosa – Héctor  les contestaba que era la virgen del Carmen. En realidad había pintado esta virgen, solo que mucho más grande, para la iglesia de Paine, donde era párroco el capellán de la cárcel de Buin.