Adios al porfiadamente valiente Compañero MOSCA, alias Pablo Jeria

Héctor Aviles

 

 

Recién vengo llegando de Toronto después de una serie de actividades de
conmemoración del golpe militar, yo vivo a 50 y tantos kilómetros al sur de la ciudad. Al llegar me  encontré con el mensaje del Mono informándome de la, para mí increíble  nueva, de que nuestro querido camarada y amigo Pablo Jeria falleció a
las 4 de esta madrugada, en la misma fecha en que comenzó su martirio físico.
          Todavía no puedo asimilar la idea de que el increíble y porfiadamente valiente MOSCA, definitivamente, ya no estará para nuestras largas conversaciones telefónicas
Text Box:  

R. Marcelli, P. Jeria, 
E. González y Francisco López en  Dawson 1974
que continuamente manteníamos.

        La última de estas conversaciones la tuvimos hace un par de semanas atrás. Me conversaba de sus nuevas  peleas, algunas ganadas y otras perdidas con sus tratamientos y  exámenes interminables, de las casi nulas esperanzas de obtener un donante para su transplante, de cuando empezaría a trabajar un poco en
esa oficina de asistencia legal. Me conversaba de nuevos proyectos e ideas, algunas tan estrafalarias que nos reíamos juntos y terminaba siempre con sus garabatos reafirmando con increíble tenacidad su voluntad de seguir adelante. 

          Nuestras conversaciones siempre nos llevaban a nuestras familias y amigos, al partido, al gran encuentro de los treinta años. Siempre nos llevaban a Magallanes, a la infinidad de nombres de compañeros que tuve que borrar de la memoria, pero el insistía y me daba detalles y mas detalles hasta que yo recordaba de quien me estaba hablando. Claro que algunos nombres, ni siquiera él consiguió devolvérmelos, esto era como una terapia para la memoria dislocada.
          Inevitablemente esto nos lleva a recordar que los causantes de esta temprana pérdida, de los que a golpes de culatas y bastones causaron sus lesiones. Esos "valientes" y seguramente muy enmedallados y bien pagados uniformados, aún se mantienen escondidos en su vergüenza. Esos cobardes comenzaron su deterioro físico cuando Mosca les contestab a garabatos al ser apremiado con torturas. Tal vez ahora, cuando se enteren por la prensa,  esos miserables se sentirán  orgullosos tras el "deber cumplido”. .... Aquel muchacho de 18 años los aventajó  infinitamente en hombría, cuando hacen 31 años atrás lo maniataron y vendaron antes de "enfrentarse " con él.
          Compañero Mosca, alias Pablo Jeria Rios..... ¡PRESENTE!

 

Héctor Aviles

Toronto, Canadá, 11 de Septiembre del 2004

 

---

Ø                             Despedida  a Pablo y Relatos de Pablo Jeria

Ø                           Crónicas y Relatos

 

---

Portada    Actualidades   Nuestras Historias    Fotos PP      Índice

---