Exilio: sentir que té persiguen

Carlos Audicio

---

 

 

Para mí el exilio fue  como estar muerto en vida. Fue sentir que té persiguen solo porque tu no piensas igual que el otro o porque tus ideales  son distintos.

 

Tenia 19 años recién cumplidos. A esa edad la vida recién comienza. Yo tenia muchas ilusiones  al igual que otros muchachos. Nadie tiene derecho a cortarte tus ilusiones a esa temprana edad.

 

El saber que eras uno de los más buscados, junto a varios compañeros más,  fue terrible. Porque sabia que si te agarraban no llegabas a Punta Arenas, y que si tu familia se comunicaba con uno corría un gran riesgo. Lo que sufrieron  mi padre y mi madre y mis hermanos fue terrible, yo le quite años de vida.

 

Después caer detenido varias veces en la Argentina  no podía sentirme seguro en ningún lado. Despertarse siempre asustado. Siempre pensando que mañana  vuelves a casa y ese día no llega nunca, y  así todo los días sin ningún  proyecto porque mañana vuelves.

 

Y al final después vuelves y se te produce otro exilio, porque nadie te conoce,  se te cierran las puertas, dejas a hijos lejos porque tu no tienes derecho a hacerle a ellos pasar por lo mismo que pasaste tu, el exilio.

 

 

 

Carlos Audicio

 

 

 

Marzo 2002

 

 

 

---

 

Nota Editorial:

Carlos Audicio estuvo exiliado en Argentina desde Octubre de 1973 hasta 1987. Reside en Punta Arenas.

 

 

 

---

 

 

*    Crónicas y Relatos

 

 

 

 

---

Portada      Actualidades       Editoriales        Fotos PP      Índice

 

---