UN MUNDO DE AMOR PARA ROSITA

Miguel Loguercio

 

 

No todo  lo vivido en mi reciente regreso a Punta Arenas,  después de  27 años, fue hermoso. También hubo situaciones y realidades llenas de amargura e impotencia. Una de ellas fue la visita a  mi amiga y compañera Rosita Amarante.

Un día pedí en forma especial a Ricardo Andrade y  a Arturo Román que quería visitar a Rosita.  Durante largo rato Text Box:  estuve insistiendo, pero ambos dejaban pasar mi petición, como si no prestaran atención. Finalmente y ante mi insistencia partimos a una población que no conocía. Llegamos a una casita modesta, entramos y nos recibió el marido de Rosita, sus hijas, unas lolas grandes y bonitas: Marisol de 21 años, Vanessa de 16 años,  y el regalón de casa, Ramón Rodrigo de 4 años. Las niñas tienen las edades que teníamos nosotros el 73.

Rosita estaba durmiendo, la despertaron,  cuando salió de la pieza, pidió un cigarrillo. Su marido me miraba con cara de interrogación. Rosita se sentó frente a mí, y empezamos a conversar,  le pregunte que si me reconocía... me miraba y se reía. Dame algunas pistas me decía.

Bien conteste:  noviembre  o diciembre  1974. Cuando yo salí de la cárcel,  te fui a ver a tu casa en calle Colón.  Conversamos largo y te invité a dar una vuelta, caminamos en silencio por calle Colón,  hasta la playa y regresamos por el mismo camino. Tu me confesaste que era la primera vez que salías en mucho tiempo, y que estabas contenta, que tenias miedo, pero que conmigo te sentías tranquila. Mientras yo relataba esto, ella me miraba, atentamente, para de pronto pararse y abrasarme, diciendo... Text Box:  

¡Miguel Loguercio!

Fue en ese mismo instante que su marido  me dijo,  pero si yo te conozco y tú a  mí también... soy Ramón Miranda. Claro,  yo tampoco lo había reconocido, él era un estudiante de la Instituto Comercial en esa época. El pasar de los años deja huellas en todos concluimos. Rosita comenzó a recordar, y su mente fue trayendo al presente un montón de historias y recuerdos lindos, de un pasado hermoso... pero la amargura me embargaba. Me sentía mal, de ver hoy la transformación increíble  y dolorosa  de aquella reina de Punta Arenas, que fue  victima de las torturas más crueles.

Rosita, es una más, de esas cientos de mujeres de nuestra patria que soñaron y lucharon por un Chile más justo, recibiendo a cambio, tortura, dolor, vejaciones y un sabor amargo a la vida. Para quienes conocen la historia de nuestra Rosita, las palabras están de mas, y para los que no la conocen,  pueden estar seguros, convencidos, que Rosita sigue siendo esa compañera... inmortal,  hermosa, linda y llena de vida que muchos conocimos un día. Fuerza Rosita, somos muchos los que estamos pendientes de ti, somos muchos los que te queremos y estimamos. Dawson 2000 saluda  a Rosita Amarante  con los mejores deseos para su futuro. Esa Reina de Punta Arenas merece un mundo de amor de todos nosotros.

 

Miguel Loguercio 

U-2 

Text Box:

 

 

 

 

 

 

 

 

Copenhague, Dinamarca. Agosto 2002

 

---

 

Ø      Páginas de Miguel Loguercio

 

Ø      Páginas sobre Rosa Amarante

 

 

 

 

Información Dawson 2000

Actualidades

Editoriales  

Centros de Torturas y Detenciones

Xilografías y Dibujos

Videos Dawson

Nuestra Propuesta de DDHH

Nuestras Historias

Política y Sociedad

Fotos y Listas  Presos Políticos

Paginas Amigas

Crónicas y Relatos

Agrupación  DDHH O Letelier

Portada

Contáctennos